CALENDARIO

martes, enero 28, 2014

El obispo da el visto bueno a la cofradía de Electromecánicas

El número de cofradías de penitencia cordobesas, estancado desde hace años en 37, ha dado dando un salto con la aprobación definitiva en diciembre de los estatutos de la Hermandad de la Presentación en el Templo (Cañero) y en pocas semanas de la del Cristo de las Lágrimas (Parque Figueroa), a lo que hay que sumar la reciente entrega de los estatutos ad experimentum de la cofradía del Cristo de la Conversión del Buen Ladrón, de Electromecánicas, que ya es pro--hermandad, informó ayer su hermano mayor, Rafael Dorado.



La pro--hermandad de Electromecánicas (Cofradía del Santísimo Cristo de la Oración y Caridad en la Conversión del Buen ladrón, María Santísima de la Salud y consuelo y Nuestra Señora del Rosario) comenzó a trabajar hace largos años como grupo parroquial y ya está estrechamente ligada a la vida del barrio de Electromecánicas y Parque Azahara, con una fuerte actividad social y religiosa (especialmente en torno a la festividad de la Virgen del Rosario) y procesionando por el barrio el Sábado de Pasión con un paso y la impresionante talla de su titular. Para esta entidad se abre ahora un proceso de tres años de prueba en el que se comprobará su consolidación antes de recibir los estatutos definitivos. Los provisionales fueron aprobados el 7 de enero y entregados por el propio obispo, Demetrio Fernández, aprovechando una visita pastoral al barrio el pasado viernes.

CAÑERO Y EL FIGUEROA

Por otra parte, el barrio de Cañero ya tiene su hermandad en San Vicente Ferrer: la cofradía de la Sagrada Presentación al Templo, que inició su andadura en mayo del 2006 con la primera reunión con el entonces párroco, Manuel Vida, un sacerdote que hizo suyo el proyecto y luchó contra la corriente de entonces de no aprobar nuevas cofradías sino potenciar las ya existentes. Sin embargo, el grupo parroquial logró sus estatutos provisionales y ya es hermandad de penitencia de pleno derecho desde diciembre.

Ese será también el caso de la hermandad del Cristo de las Lágrimas, en el Parque Figueroa (La Asunción), que en febrero culmina sus 3 años de periodo de prueba para constituirse en hermandad de pleno derecho.

Tampoco hay que olvidar la marcha de grupos parroquiales y prohermandades como, entre otros, los de la iglesia de de Nuestra Señora de la Aurora (María de la O, en Fátima), la del Cristo de la Sangre (El Higuerón) o las de las prohermandades de la Exaltación y la del Traslado al Sepulcro, en la iglesia de la Consolación (barrio de La Paz).

CON LOS BRAZOS ABIERTOS 

Por su parte, el presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, mostraba ayer su satisfacción por el buen fin de los distintos proyectos cofrades, que consideró "un reconocimiento del duro trabajo de muchos años". Gómez Sanmiguel recordó que los contactos con las prohermandades vienen siendo continuos e informó que la nueva cofradía de Cañero ya ha pedido mantener una reunión formal entre las directivas. Hasta la fecha, la hermandad de la Presentación no ha tenido apenas tiempo material para formalizar, si fuera el caso, la solicitud para entrar en la Agrupación de Cofradías, a lo que ya tiene pleno derecho canónico.

Publicar un comentario