CALENDARIO

miércoles, noviembre 02, 2011

DEL BARROCO A LA ACTUALIDAD, HOY SEBASTIÁN SANTOS ROJAS (1895-1977)


Uno de los principales artífices de la imaginería sevillana del siglo XX fue Sebastián Santos Rojas (1895-1977). Pertenece al grupo de escultores que ven florecer sus carreras artísticas recuperando las devociones perdidas y el patrimonio artístico destruido en 1936 entre los que destacaremos a Castillo Lastrucci, Antonio Illanes, Fernández Andes, Ortega Bru…o el alcalareño, siempre poco valorado, Pineda Calderón. El artista que nos ocupa, Sebastián Santos, realiza obras para nuestra ciudad en distintos momentos.

Como consecuencia de las destrucciones de la contienda, talla dos imágenes titulares: la Inmaculada de la Sacramental de San Sebastián y la Dolorosa del Socorro para la Hermandad de Jesús Nazareno. Una tercera obra, de pequeño tamaño llegará a Alcalá fruto de su amistad y por último, tras su muerte, la desaparecida Dolorosa de la Oliva cierra la obra alcalareña de este autor.

BIOGRAFÍA Y FORMACIÓN.
Sebastián Santos nace en 1895, en Higuera de la Sierra. Desde pequeño le gusta la escultura y modela magníficas figuritas, aunque no es del agrado de sus padres, que ambicionan un futuro mejor. En 1906 estudia en los Salesianos de la Trinidad (Sevilla), donde existía un importante taller escultórico. A partir de 1918 realiza moldes en las fábricas cerámicas de Montalbán y de Pedro Navia. Esta última fábrica realiza en Alcalá el azulejo de Jesús Nazareno en el Puente, el monumental mosaico desaparecido de la aceitunera de la Avenida de Santa Lucía y la Virgen del Águila del Ambulatorio. Entre 1925 y 1929 Santos trabaja y estudia en la Escuela de Bellas Artes, siendo sus profesores Díaz-Pintado y Sánchez Cid

Así comienza su primera etapa llamada formativa por los estudiosos y que se extiende hasta la Guerra Civil, destacando el Sagrado Corazón de San Esteban (Sevilla). Entre 1936 y 1950 la etapa de plenitud está marcada por la Guerra Civil con encargos para restituir imágenes o para restaurar obras deterioradas que le permiten el estudio de los grandes maestros. A esta fase corresponden sus grandes obras para Alcalá.

LA DOLOROSA 



Varios autores han considerado a Sebastián Santos como el imaginero de la Madre de Dios. Un alto porcentaje de su producción es de temática mariana, bien gloriosa, bien de dolor. Para la Dolorosa crea un modelo personal, con imágenes expresivas, de óvalo facial acentuado, rostros carnosos y llenos de naturalismo. Pliega el entrecejo para la leve expresión de dolor y suele colocar siete lágrimas simbólicas en recuerdo de los Siete Dolores.

Su primera dolorosa será la Virgen del Socorro de la Palma del Condado que recuerda una obra perdida. En 1938 realiza con libertad creativa y acierto a la Virgen del Refugio, de la Hdad. de San Bernardo, su primera dolorosa para Sevilla.

VIRGEN DE LA CONCEPCIÓN - HDAD. SILENCIO - SEVILLA


Publicar un comentario