CALENDARIO

lunes, mayo 27, 2013

ENTREVISTA A Dº BARSÉN VALDECANTOS GONZÁLVEZ




Nombre: Barsén Luis Valdecantos Gonzálvez
Edad: 35 años
Hermandades a las que pertenece como hermano:  La Sed, La Macarena, La Exaltación, La Carretería, San Benito, Asociación de Nuestro padre Jesús en su Tercera Caída y Nuestra Señora del Desconsuelo (Los Príncipes).
Curriculum cofrade:
Costalero del Sagrado Corazón de Jesús de Nervión el año 1995
Costalero de La Exaltación del 1996 hasta 2012
Costalero de La Carretería desde 1996 hasta 2012
Costalero del Resucitado de Coria del Río del 1996 hasta el 1999
Costalero del Decreto de la Santísima Trinidad del 1999 hasta el 2012
Costalero de la Piedad de el Viso del alcor la madrugá del 2002
Costalero de La presentación al Pueblo de San Benito desde el 2005 hasta la fecha.
Contraguía del Cristo de la Sed y Santa María de Consolación en el equipo de Francis Robles, desde el 1999 hasta el 2003
Capataz auxiliar del Cristo de la sed en el equipo de Andrés Vélez Vázquez, desde el 2003 hasta el 2005.
Capataz responsable del paso de San Judas Tadeo de la Hermandad de la Esperanza Reina de los Mártires, en su única salida procesional en el año 2003.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ENTREVISTA
1) Hablemos de un tema de actualidad: ¿Qué te parece las nuevas modas, formas de vestirse, colores costales....?

* Bueno, las “nuevas modas” en verdad no son tan nuevas. Ya llevamos década y media más o menos con esa “nueva moda” a la que te refieres. En la que los costaleros se visten con los pantalones remangados y camisetas de tirantas. Eso no está mal cuando de verdad se hace por comodidad. Yo prefiero la tiranta a la manga corta porque es mucho más cómodo para mí, y me remango, lo justo, el pantalón desde un jueves santo, en el que hacía un calor de muerte, y yo iba en la corriente de segunda del Misterio de la Exaltación (Los Caballos); necesitaba aire y me lo remangué. Aquel gesto me dio vida al enfriarme el sudor de las piernas y refrigerarme. También descubrí que, de esa forma, no se me pegaban los pantalones con el sudor a las piernas al agacharme, al arriar, ni al levantar el paso en el salto de la propia levantá. Esto fue en el año 1996 más o menos. Y costaleros con camisetas de tirantas, yo, los he visto desde pequeño en todas las cuadrillas. El problema viene cuando un costalero quiere vestirse de una forma específica para señalarse de alguna manera… Ahí ya nos hemos cargado el asunto.
 Los colores en los costales se remontan a mucho más atrás… Los costaleros profesionales, no tenían los costales blancos completamente, como nos quieren hacer creer muchos capataces y miembros de junta que quieren que su cuadrilla vaya con costales blancos lisos obligadamente. La razón de eso era que los costaleros profesionales, de los cuales deberíamos aprender mucho, se hacían la ropa con la sabana más cómoda que tuvieran en casa y un trozo de saco. Incluso algunos ni los cosían, simplemente juntaban las telas y hacían la ropa. No se paraban a pensar en los colores que llevaran, o los cuadritos, o rayitas.
Está claro que hoy en día nos dan la mano y cogemos el brazo. Si nos dan libertad, pues no pongamos dibujitos raros en un costal o lunares… Seamos serios y hagamos un costal que sea respetuoso sea del color que sea o lleve rayas o cuadros… pero siempre respetando lo que se lleva encima.



2) ¿Piensas que el trabajo clásico era más correcto?

* Pienso que la corrección la da el trabajo en sí. Antes se llevaban y se traían los pasos… ahora se lucen, y mucho. Son otros tiempos. ¿Cuál es el clásico? Porque también, hoy en día, van muchos pasos más sobria y elegantemente que antaño… Así que eso es una opinión muy subjetiva de cada uno. Y por supuesto hoy manda la idiosincrasia de cada hermandad, o por lo menos así debe ser a mi parecer.


3) ¿Deben las hermandades exigir una cierta indumentaria? ¿O dejar libre elección al costalero por su comodidad?

            * Mira, mi opinión de siempre es que cada costalero debe usar su ropa más cómoda, refiriéndome a todo lo que se ponga. O sea, que si tú trabajas mejor con vaqueros, pues vaqueros… si trabajas mejor con chándal… pues chándal… pero los colores, si una hermandad quiere que se igualen entre todos, pues bueno, a nadie le cuesta ponerse un vaquero negro o blanco o un calzado y calcetines del color que te digan. La verdad que a mí me encantaba ver una cuadrilla con el faldón levantado y cada costalero que fuera vestido como cada uno quisiera. Pero que nos igualen en colores es lo que menos me importa que hagan. Y como todo evoluciona pues no pasa nada, mientras no te obliguen a un tejido específico o un tipo exacto de ropa.
Lo que no me gusta nada de nada son las sudaderas con escudos y esas cosas. E incluso las sudaderas con colores unificados. Mi opinión es que el costalero cuando se sale del paso debe quitarse de en medio y ocultarse de la gente sin que todos sepan de que hermandad es o no. Y lo que se ve de un costalero para que quede bien son los cuartos traseros como le digo yo… vamos, las piernas y los pies. Así que la indumentaria para mí está muy bien para unificar colores de lo que se ve durante el trabajo… el resto es equipar a un colectivo como si fuera otra cosa que no es… Es una cuadrilla de costaleros.
A todo esto diré la otra opinión que me cabe: No estamos obligados a salir de costalero. Nadie llama a nuestra puerta pidiéndonos un favor para que salgamos hoy en día… así que si nos obligan tenemos dos opciones, decir que sí o no salir. Yo hasta el momento he salido siempre porque tampoco son normas que me hagan sufrir más o menos… solo son normas. Y sacar a mi titular o vestirme de costalero está por encima de una opinión por una forma de vestir u otra. Si yo fuera el que decidiera, está claro que no pondría indumentaria, pero como no es así, pues hago lo que me dicen.
Y en el tema del calzado, yo aprendí de un consejo que me dio D. Manuel Villanueva… a la hora de igualar un capataz, debería igualar a todos descalzos, para ponerlos exactamente en su sitio. Después que cada uno se traiga lo que quiera, que ya verás como vienen todos bajitos, Y así si quieres que uno vaya en un sitio específico, pues le dices que se venga un poco más alto y arreglado.



4) Usted, que ha sido capataz en Sevilla, en una igualá, ¿se conoce de antemano los posibles huecos?

* Mira, en una igualá de una cuadrilla que has montado tú, para una hermandad que no precisa de hermanos y que el capataz tiene toda la confianza de la junta de gobierno para que haga y deshaga lo que quiera sin meterse en quien entra o quien sale o porque, pues casi siempre sabes quién te va a faltar porque suele ser una cuadrilla de costaleros muy conocidos por ti y que la mayoría son tus hombres de confianza.
Y en una cuadrilla de hermanos en la que también tienes confianza con tus hombres después de años, pero que se trabaja de forma menos afín, o sea, que no estás en contacto todo el año con la mayoría más que para alguna comida o reunión, pues es menos probable que en la igualá vayas con la lista de las bajas exactamente que vas a tener. Eso sería lo normal y lógico porque la educación dice que si no vas a ir a un sitio donde cuentan contigo, avises de que no irás, pero desgraciadamente eso no es así, y la mayoría de las veces te encuentras en la tesitura de no saber, si vendrá, o le ha pasado algo y ese día no puede venir o es que no lo va a sacar más. Por lo cual en ese caso, lo mejor es igualar a la cuadrilla, luego igualar a los nuevos con una referencia por palo para saber donde iguala cada nuevo, y luego, en el primer ensayo, cubrir las bajas que ya tengas claras. Así, cuando tienes que tirar de algún nuevo, los puedes colocar por palos sabiendo donde puede ir cada uno.

5) ¿Se adjudican antes puestos a amigos o conocidos?

* Volvemos al caso de antes, la cuadrilla tuya o la de hermanos.
Si la cuadrilla es tuya, te digo que casi al cien por cien vas a cubrir el hueco antes de que llegue la igualá, porque la junta te ha dado a ti la total confianza y te está pidiendo la responsabilidad de hacerlo al cien por cien, bien en la salida penitencial o procesional. Y está claro que tú llevarás a los que te den la confianza para ello.
Si la cuadrilla es la de hermanos costaleros, también se puede meter al de tu confianza, pero sobre todo si antes sabias el hueco y le has dicho que se haga hermano con antelación o se hace para ello. Aunque en los casos de las cuadrillas de hermanos, hay una lista de espera enorme, y lo lógico, o lo que veo yo más lógico, es que se pruebe en un hueco a dos o tres chavales de los que lleven más tiempo igualando, y sean hermanos, en los ensayos y que te quedes con uno. Digo que sean hermanos, porque si no lo son, prefiero meter al de mi confianza que al fin y al cabo tiene que hacerse hermano igualmente.
Pero sí te digo que, como en todo en esta vida, si eres constante y te dejas ver, se fijarán en ti… si te dedicas a ir a una igualá y si no te meten esperar a aparecer el año que viene sin que te vean a menudo por allí… no entrarás. Porque entra en la cuadrilla el que se deja ver y el que tiene interés y se muestra tal y como es durante el año, en los ensayos, en los cultos… en todo a donde vaya la cuadrilla. Cuando llegue el día de la igualá, y hay un hueco, y el capataz mira para atrás, vera la cara de ese que lleva seis años yendo a todo e incluso habiéndose metido en algún ensayo o mudá, y le dará el sitio. Ya, después, valdrá o se tendrá que comprar la túnica, pero ese es otra cantar, (risas)
Lo que sí te digo es que, como en todo, el que tiene padrino se bautiza, y lógicamente si eres un conocido del capataz, tienes alguna papeleta más de entrar en la cuadrilla que otro.

6) ¿Qué se busca a la hora de confeccionar una cuadrilla?¿Cuales son los pasos a seguir para poner una cuadrilla a trabajar y que vaya lo mejor posible?

* Pues primero hay que ver las expectativas y necesidades de la hermandad que te dé la responsabilidad. Saber la idiosincrasia de esta. Y, a partir de ahí, estudiar las características del paso en sí y analizar las alturas que mejor le convienen, (lógicamente esto, si dispones de un buen número de hombres de los que tirar para formar la cuadrilla, porque si no, tienes que hacer la cuadrilla con lo que tienes), y una vez tengas el proyecto en tu cabeza, pues si la hermandad te obliga a hacer una cuadrilla de hermanos, porque considera que tiene un buen numero de ellos que pueden formar parte de esa cuadrilla de nueva hechura, pues citarlos a todos los que estén disponibles y programar un numero de ensayos propio a las circunstancias.


Si por el contrario la hermandad te da carta libre para que uses a los hombres de los que dispongas, pues se igualará pero seguramente habrá que realizar bastantes ensayos menos, ya que suelen ser hombres que tú conoces trabajando o han trabajado contigo anteriormente, por lo cual, será una cuadrilla bastante más hecha a la que solamente tendrás que imponerle la forma de andar que creas que le venga bien al paso que van a portar o que la junta te diga que quiere que le impongas.
Y una vez tengas conformada e igualada la cuadrilla, se procederá a tomar medidas entre los palos para calzar los pasos, tanto de ensayo como el de salida, en las condiciones propicias para que la cuadrilla vaya los más igualada posible sin que hay más que una caída lógica del paso desde la delantera a la trasera.
Después de todo esto… a trabajar.

7) Para costaleros de cierta altura como es mi caso, o el suyo propio, ¿por qué no se apuesta fuertemente en los grandes misterios por llevar costaleros altos? Solo se dan en casos puntuales.

* Bueno eso no es del todo como lo planteas. En Sevilla hay muchos misterios que llevan gente alta en sus cuadrillas. Claro está que suelen ser los pasos más grandes, con alguna excepción.
Pero te voy a decir con franqueza, y siendo un tema que me salpica de lleno, el porqué los costaleros altos, si se puede, no se cuenta con ellos si hay más alturas donde elegir.
Los costaleros altos, somos, incluido el que suscribe, muy desgarbados. Nuestra altura hace que no seamos finos, y que nos cueste mucho no hacernos notar debajo de las trabajaderas, y tener la suficiente elegancia necesaria. Los pasos Grandes con gente muy grande no suele culear, sino que, como le digo yo, “morrea”. Sobre todo si la trasera está cargada más que la delantera. ¿Cuántas veces escuchas en un paso al capataz:  “no botá aquí delante,… más fino hijo”…? Pues muchas más veces que a la trasera. Sobre todo cuando el compás de la cuadrilla es cortito o se está dando una vuelta o una revirá, según se mire. A la trasera se le dice más que no bote cuando el compás es más largo, que es cuando se nota más la diferencia entre la altura de la delantera y de la trasera. El chico al intentar dar la zancada del grande baja su centro de gravedad por lo que va “botando”. 
Los costaleros pequeños son mucho más finos, más elegantes, su centro de gravedad esta mucho más bajo que el nuestro por lo que le es mucho más fácil aguantar el peso propio de los pasos en la calle. Si a los grandes nos metieran en las traseras, muchos no saldrían más.
Esto que digo no quita que haya costaleros grandes muy buenos y muy poderosos. Te podría nombrar a varios  que me vienen a la cabeza con los que he tenido la suerte de trabajar pero no lo haré para que los demás no se sientan perjudicados, incluido yo, (risas).
De todas formas hay opiniones para todo, y cada capataz es un mundo.


8) ¿Está más preparada la gente joven que hace 10 años?

 * Que hace diez años no. Aunque te parezca mentira, diez años han pasado muy rápido y no veo diferencia en la preparación física, debido a que, los chavales, hace mucho que tienen cultura deportiva durante todo el año, y se obligan a hacer deporte unas tres o cuatro veces en semana. Hasta los más mayores que están en una oficina están muy concienciados de que hay que cuidarse y de que no se puede estar todo el año sin hacer nada y en dos meses meterse la barbaridad de ensayos y horas con el paso encima. Así que llevamos una época larga con conciencia deportiva para preparar el trabajo del costalero. Ojo, hay de todo eh…
Antes era más difícil ver eso. Y los profesionales no eran hombres de gimnasios pero estaban todo el día currando cargando en el muelle o en el merca… Se me viene a la cabeza uno al que sí nombraré porque la historia lo manda y su labor debajo de los pasos ha sido encomiable, aparte de ser una bellísima persona, que es Ramón Palma. Ya está jubilado del trabajo hace varios años, pero sigue sacando palios como el del Mayor dolor y Traspaso, o la Hiniesta. Y te aseguro que tira más “parriba” que los chavales. Hoy en día desde hace varios años tiene la dicha de compartir trabajadera con sus dos hijos, José Ramón y Manuel, y con un sobrino. Y te diré una cosa… Toda la vida trabajando en el merca, pero todavía se va a correr casi todas las tardes al parque. Por mucha edad que tenga, yo lo firmo a mi lado. Lástima que le saque yo dos cuartas de altura, (risas).

9) ¿Andan mejor los pasos ahora que antes?

* Yo llevo viendo andar los pasos muy bien en términos generales desde hace muchos años. Unos años unas cuadrillas van mejor y otros peor, pero, en reglas generales, creo que estamos viviendo la mejor época de la historia de la Semana Santa. Quizá se está perdiendo un poco la gracia de la cinturita en los palios. Ese movimiento de bambalina salpicada que era muy sevillano en nuestros palios, y que ahora parece que van por raíles, muy sosos para mi gusto. Pero bueno, también se acabó con el costero a costero en los palios que era de juzgado de guardia.

10) Usted que ha sido costalero de grandes misterios en Sevilla y que sigue bajo sus trabajaderas ¿Qué le sugiere la expresión "sacapasos" cuando la escucha?

* Pues a mí me la han dicho muchas veces, pero siempre ha sido alguien o que tiene envidia por querer y no poder entrar en otras cuadrillas, o simplemente porque no se siente costalero en todo lo que la palabra “COSTALERO” significa. El costalero no es solo el que se mete debajo de un paso. Para mí sentirse y ser Costalero es mucho más… va mucho más lejos. El Costalero es aquel que ama en sobremanera el costal… aquel que disfruta metiéndose debajo de una trabajadera, ya sea de su hermandad o de un pasito de una cruz de mayo, de una imagen de barrio que empieza a ser algo en su pueblo o ciudad… Es el que respeta por encima de todo al compañero que lleva al lado y que le da la vida en ese momento si hace falta… Es el que, cuando vienen mal dadas, solo sabe de su triunfo cuando su trozo de trabajadera, ese trozo donde va su cuello, cruje por el trabajo que está realizando, y en ese momento sabe que ahí debe estar, nunca más abajo… El costalero es aquel que todo el año es costalero… aquel al que le preguntan por su profesión y cuando nombra todas las labores que ha realizado, aunque sea en Barcelona, acaba diciendo “…y soy costalero también…” aunque no sepan ni de qué habla…. Él si lo sabe…. En fin, “sacapasos”… si no fuera por esos “sacapasos”, seguramente no hablaríamos de las cofradías como hablamos hoy en día. Benditos “sacapasos”. Aunque te parezca mentira, en Sevilla, hay cofradías que, si no fuera por esos “sacapasos”, no saldría a la calle o tendría que pagar una cuadrilla como antaño. Pero más de tres cofradías, y alguna muy señera y tradicional.

Me acuerdo sin embargo de un personajillo muy pedante que existe realmente en nuestras vidas de la gente de abajo, como nos gusta decir a los enamorados del martillo y la trabajadera, y que cuando hay tiempo de pasos, resalta su figura en su plenitud… ese personaje, digno de plasmar en una chirigota del Selu en Carnaval, se llama “VUELCAPASOS”, y es simplemente aquel que solo es patero o costero en las conversaciones entre copas y cervezas en las barras de un bar, y que, según su archivo de memoria, lo ha sacado todo, de boquilla claro, ha trabajado con los mejores capataces, todos le han dado siempre su confianza, y, cuando sus cuadrillas se venían abajo e iban a dar los zancos en el suelo, él resurgía cual ave fénix para levantar las fuerzas de sus compañeros y la moral de la cuadrilla…., y que su único triunfo lo ha saboreado contando mentiras en los bares… De ese, amigo mío, estamos rodeados… y cachis en la mar… no hay quien se libre ¿eh? (risas)

11) ¿Es posible sacar por ejemplo "Exaltación" y "Carretería" un año? ¿Puede explicar cómo a aquellas personas que dudan seriamente de la posibilidad de ir al ciento por ciento en las dos? Para quién no lo sepa decir que Exaltación y Carretería son de los pasos más pesados de Sevilla.

* ¿Cómo que si es posible? Yo me he llevado 16 años sacando los dos Pasos de Misterio desde el año 1996 hasta enero de 2012 que los dejé. Sacaba también a la par el Misterio de la Presentación al Pueblo de la Hermandad de San Benito y el paso del Sagrado Decreto de la Santísima Trinidad.
Mira, yo no entro a discutir con los que dicen que no se puede dar el ciento por ciento en todas… Yo sé que yo lo he dado, y pongo la mano en el fuego por mis compañeros que hacían lo mismo que yo… Está claro que entra mucho el poderío físico de cada uno, pero también entra un factor importante del que hablé anteriormente… SER COSTALERO y SENTIRSE COSTALERO… Amar el costal.
Mi maestro, que en paz descanse, Don Máximo Castaño Lagares, me decía siempre que prefería un hombre que viniera con una o dos cofradías en lo alto para sacar la suya, antes que los que venían frescos.
El trabajo del costalero, se adecúa mucho mejor cuando ya vienes trabajado del día antes. Aunque te haya dado la mundial de leña. Y a las pruebas me remito para que no sea yo, un hombre con muy poco peso específico dentro de las cofradías, el que diga esto como la verdad absoluta… Si la familia Villanueva, o la Familia Ariza, o Antonio Santiago, o los Palacios, que son de los mejores capataces de los que podemos disfrutar hoy en día por sus formas de trabajar, van a casi todos los pasos con sus mismos hombres… Ellos sabrán un poquito más que los críticos de salón ¿no?, ¿o ellos querrían llevar a gente que no pudiera con el paso?, yo creo que no ¿verdad?, pues vamos a sentirnos COSTALEROS y a beber de la fuente de savia elaborada que emanan estas sagas de capataces.
Tengo muchos amigos que me los llevaría a cualquier cuadrilla aunque llevaran siete pasos en lo alto. Y les confiaría mi espalda con siete cofradías en lo alto…

12) ¿Coméis algo especial? ¿Tomáis Ibuprofeno? ¿O ninguno de esos mitos son ciertos y es solo trabajo en los ensayos y compañerismo?

* Sinceramente yo no hago ninguna dieta específica, que debería porque estoy gordito (risas). Ni durante la “corría” estoy pendiente de lo que como o lo que bebo, solo ingiero lo que me pide el cuerpo en cada momento. Quizá solo intento no comer algo que me pueda dar ardor de estomago o pesadez, o ingerir algún tipo de pasta antes de salir para meter energía extra al cuerpo. Pero no es algo que me obsesione. En un momento dado, mi hermano, y gran amigo en San Benito, Raúl Gutiérrez Carrasco, que es monitor y entrenador personal de fitness y culturismo, siempre nos trae preparado algún batido de proteínas o de glucosa o cosas de esas para cuando nos ve mala cara, (risas). Y también, otro hermano y gran amigo mío en la cuadrilla de los Caballos (La Exaltación),  Víctor Lafuente Nadales, preparador físico en la cantera del Sevilla, en la plantilla del “C”, pues también nos va diciendo “…tomaros esto ahora y lo otro….”
Está claro que el trabajo en los ensayos, lo ensayos bien hechos no los de jugar a los pasitos, son importantísimos hoy en día para la preparación de la cuadrilla.
Y del compañerismo te hablé antes cuando hablamos del COSTALERO…
Pero no está mal cuidar un poco tu salud y poner remedios cuando algo duele o necesitas energía en un cierto momento de la “corría”. A mí siempre me ha venido muy bien, al acostarme después de volver de sacar una cofradía, comer algo que reponga y tomarme un ibuprofeno o similar porque me levanto nuevo, preparado para seguir haciendo lo que más me gusta y espero durante todo el año.

13) Un saludo a los cofrades que siguen el blog.

* Ha sido un placer y un orgullo que os hayáis acordado de mí para poder expresar mis opiniones sobre el mundo que más me hace sentirme bien conmigo mismo, y que ha sido y es mi vida desde hace diecinueve años.
Espero que sigáis sintiéndoos COSTALEROS y amando el mundo de abajo, que consigáis que el compañero que va hombro con hombro con vosotros se sienta orgulloso de ir a vuestro lado, porque ese es el mejor premio que os podréis llevar después de vuestro paso por las cofradías… Y os pediré una cosa importantísima a los que seáis grandes y calcéis en las delanteras de los pasos: CUIDAD A LA TRASERA, SIEMPRE… eso es importantísimo. Si no la cuidáis, fracasará la cuadrilla entera. Cuidad de la ropa, que sean costales y morcillas grandes, que os cojan toda la cruz de la espalda y que abarquen cuanta más superficie de trabajadera mejor. Y tirad ”parriba”…


Un abrazo fuerte y Gracias.